• Beagle

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

  • Beagle

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

  • Beagle

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

  • Beagle

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

  • Beagle

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

  • Beagle

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

  • Beagle

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

  • Beagle

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

  • Beagle

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

  • Beagle

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

Carácter y Comportamiento del Beagle

Imprimir
PDF

Temperamento


El Beagle es valiente, jovial, afectuoso e inteligente. Es un perro de caza criado para perseguir presas en el campo y acostumbrado a vivir en jaurías, lo que hace que esté predispuesto para la compañía y que pueda ser uno más en la familia. El Beagle es tranquilo y se adapta a todo tipo de vida, tanto en el campo como en la ciudad. Es un perro vital y de cachorro acostumbra a ser muy travieso.

Es un perro apacible, tanto en su carácter como en su disposición. Descrito en varios estándares de raza como «alegre» (merry), son afectuosos y generalmente no son agresivos, pero tampoco tímidos. Disfrutan de la compañía y, aunque puedan mostrarse inicialmente fríos con los extraños, los aceptan con facilidad, lo que hace de ellos unos perros guardianes poco adecuados, aunque su tendencia a ladrar o aullar cuando avistan desconocidos los convierta en posibles perros de vigilancia.

En un estudio del año 1985 dirigido por Ben y Lynette Hart, otorgaron al Beagle la posición de excitabilidad más alta, junto con el Yorkshire terrier, el cairn terrier, el schnauzer miniatura, el West Highland white terrier y el fox terrier. Los Beagles son inteligentes pero, al ser una raza criada para largas persecuciones, son decididos y resueltos, lo que puede hacerlos difíciles de entrenar.

Son generalmente obedientes, pero puede ser difícil hacerles retroceder una vez que han percibido un rastro, y pueden distraerse con facilidad por olores a su alrededor. Por lo general no se presentan a concursos de obediencia en exhibiciones caninas; mientras están atentos o en alerta, responden bien al entrenamiento mediante recompensas de comida, y están impacientes por complacer, aunque se distraen o aburren con facilidad.

Están clasificados en el puesto 72 en el libro The Intelligence of Dogs (La inteligencia de los perros) de Stanley Coren, ya que Coren los sitúa en el grupo con el nivel más bajo de inteligencia trabajo/obediencia; sin embargo esta escala no mide la comprensión o asimilación, la independencia o la creatividad. Estos perros tienen un excelente comportamiento con los niños, y quizás este sea uno de los motivos por los que es uno de los animales domésticos más populares en las familias, pero son animales de jauría y pueden ser propensos a la llamada «ansiedad por separación».

No todos los Beagles aullarán, pero la mayoría ladrará cuando se enfrente a situaciones extrañas, y algunos darán aullidos cuando perciban el rastro de una presa potencial. Por lo general se comportan bien ante otros perros. No son exigentes en cuanto al ejercicio; su resistencia innata implica que no se cansan fácilmente cuando realizan ejercicio, pero no deben ejercitarse hasta el agotamiento antes de darles un descanso, aunque el ejercicio regular ayuda a evitar el aumento de peso al que esta raza es propensa.


Razones de la Continua Popularidad de la Raza


Las razones de la continua popularidad del Beagle son variadas, y esto se debe a que es verdaderamente un perro versátil que realiza muchas funciones. En primer lugar, y sobre todo, fue esencialmente un perro de caza, un verdadero sabueso. En segundo lugar era un especialista para la liebre, que se podía encontrar en abundancia en las Islas Británicas, y para los conejos de cola blanca, tan abundantes en EE.UU. En tercer lugar, su versatilidad como perro de caza era notable, ya que podía ser utilizado para casi cualquier tipo de pieza de las tierras altas, y resulta especialmente efectivo para la captura de ardillas y faisanes.

En último lugar, pero no por ello menos importante, era y sigue siendo un perro pequeño, jovial, cariñoso y fiel, lo que hace que sea muy apreciado como mascota casera y compañero para los niños. Todos los cachorros son hermosos, pero no hay nada tan adorable como un cachorro de Beagle.

El estándar para esta raza del Kennel Club de Inglaterra dice que la expresión debe ser amable y atractiva, mientras que el American Kennel Club la define como dulce, agradable y suplicante. A mí me gusta especialmente la palabra «suplicante», ya que es ese aspecto el que hace que resulte casi imposible rechazar a un Beagle, ya que todos ellos parecen estar diciendo: «Por favor, llévame a casa contigo». Esos grandes ojos marrones y sus orejas péndulas podrían derretir a una piedra.


Virtudes de la Raza


El Beagle es una raza que encaja fácilmente en la mayoría de los hogares. Quiere complacer a aquellos a los que quiere y estar a su lado todo el tiempo posible, medrando cuando está al lado de su gente querida. Los Beagle pueden ser adiestrados, pero nunca trabajarán con la precisión con la que obedecen un Dobermann o un Shetland Sheepdog normales. Cuando se le ordena «Ven-vuelve», la tendencia del Beagle es la de responder: «Sí, en un minuto », y seguir con lo que está haciendo.

Como el Beagle suspira por complacer, aprende lo que le gusta a usted (y que al mismo tiempo hace que él se sienta bien), y se esforzará por mantener este estado de cosas. Será tan obediente como resulte necesario para que usted esté de buen humor, pero, como es un Beagle, pensará en algunos trucos innovadores para hacerle reír y mantenerle entretenido.

La vida con un Beagle siempre es divertida. El Beagle tiene un tamaño manejable, y una talla de entre 33 y 40 cm a la cruz. Posee una constitución cuadrada, lo que significa que la longitud de su cuerpo (desde su pecho hasta sus piernas) es aproximadamente igual a su altura desde el suelo hasta la cruz. Con su instinto innato por la caza y por seguir un rastro, y su constitución corporal, es un perro atlético y funcional. Puede saltar sobre su regazo y al interior de su coche, salir a dar largos paseos con su correa puesta y seguirle a usted cuando salga a correr por el bosque o por la playa.

También es de fácil cuidado y necesita simplemente una dieta estándar de buena calidad para perros, y con su hermosa y corta capa no necesitará un acicalado excesivo. Necesita que le bañen ocasionalmente y un acicalado semanal, lo que incluirá que lo cepillemos para tener bajo control los pelos sueltos, y que le cortemos las uñas. En el lado negativo, la tozudez del Beagle es legendaria. El Beagle necesita un propietario que sea amable, aunque firme, tolerante e insistente, alguien que no pierda los nervios cuando el perro desobedezca caprichosamente: alguien que disfrute con los retos. La «música» del Beagle es exactamente eso: música para algunos y ruido para otros. Un Beagle solitario aullará y, en las ciudades, esto no contribuirá a las buenas relaciones con sus vecinos.


La Raza en la Cultura Popular


Los Beagles han aparecido en una gran variedad de medios de comunicación. Ya existen referencias a estos perros incluso antes del siglo XIX en obras de escritores como William Shakespeare, John Webster, John Dryden, Thomas Tickell, Henry Fielding o William Cowper, y en la traducción de Alexander Pope de la Ilíada de Homero.

Aparecen en tiras de prensa y dibujos animados a partir de los años 1950, como el popular personaje de Peanuts Snoopy (al que se cita como «el Beagle más famoso del mundo»), los Beagle Boys de Disney, o Beegle Beagle, el inseparable compañero de Grape Ape de Hanna-Barbera. También han aparecido en numerosas películas, algunas con un papel protagonista, como en Como perros y gatos y su secuela Como perros y gatos 2: La venganza de Kitty Galore, o en los largometrajes de la adaptación al cine de la novela de Phyllis Reynolds Naylor Shiloh, y aparecen en papeles secundarios en películas como Audition, The Monster Squad o The Royal Tenenbaums, y o en series televisivas como Star Trek: Enterprise, EastEnders o The Wonder Years, entre otras.

El expresidente estadounidense Lyndon B. Johnson tenía varios Beagles, y provocó una clamorosa protesta cuando cogió a uno de ellos por las orejas durante una presentación oficial en los jardines de la Casa Blanca. El barco en el que el por entonces joven naturalista Charles Darwin realizó el viaje que le proporcionó la mayor parte de la inspiración para su El origen de las especies se llamaba HMS Beagle por esta raza, la cual también prestó su nombre a la sonda espacial británica Beagle.


¿Quién es el propietario ideal para esta raza?


El Beagle, debido a su inherente disposición natural y formal, encaja en la mayoría de ambientes familiares. No hace falta ser un propietario muy dominante para ser amo de este perro. El Beagle, al igual que casi cualquier otra raza, necesita sentirse un miembro de pleno derecho en su hogar. Medrará con un propietario que le lleve a dar largos paseos diarios, le saque a dar pequeños viajes en coche y vea con él la televisión por la tarde

Una pareja en la que ambas personas trabajen puede proporcionar un buen hogar a un Beagle si no le dejan fuera del hogar cuando llegan a casa y se le incluye, siempre que sea posible, en las actividades vespertinas y del fin de semana.

Generalmente se lleva bien con los niños de cualquier edad, siempre que hayan crecido juntos y los niños sean amables, cuidadosos y considerados con el perro. Los niños y los perros hacen una buena pareja, siempre que los niños tengan presente que un perro es como una persona con pelo y no un oso de peluche o una muñeca.

La Raza como perro de trabajo



La Raza como Cazador


Los Beaglesfueron desarrollados principalmente para cazar liebres y conejos. Fueron considerados como compañeros de caza ideales para las personas de edad que podrían seguirlos a caballo sin esfuerzo, para cazadores jóvenes que podrían mantenerse junto a ellos en ponis, y para cazadores más pobres que no podían permitirse mantener una cuadra de buenos caballos de caza.60 Antes de la llegada de la moda de la caza del zorro en el siglo XIX, la caza era un todo acontecimiento para todo el día que consistía fundamentalmente en la persecución, más que en la muerte del animal perseguido.

En este contexto el pequeño Beagle se adaptaba bien a la liebre y, a diferencia de perros como los harriers, no terminaban rápidamente la caza, pero debido a su resistencia y a su excelente habilidad para rastrear mediante el olfato eran una garantía para capturar finalmente a la liebre. Las jaurías de Beagles corrían con todos los perros muy juntos («tan cerca que podrían cubrirse con una hoja» ) lo que era útil en una caza de larga duración, ya que impedía a los perros extraviados ofuscar el rastro.

También se les prefería durante la caza del faisán para actuar entre la maleza espesa, en lugar de perros como los spaniel.61 Con la introducción de la moda de cacerías más rápidas, el Beagle cayó en desgracia como cazador de liebres, aunque todavía se utilizaba para la caza del conejo. En Anecdotes of Dogs (1846), el escritor de historia natural Edward Jesse dice :
"En la caza del conejo, entre tojos y vegetación espesa, nada puede ser más alegre que el Beagle; y los han llamado Beagles del conejo por este trabajo, para el cual están particularmente cualificados, sobre todo aquellos perros que son algo hirsutos".

En los Estados Unidos parece que han sido utilizados para cazar conejos desde las primeras importaciones. La caza de liebres con estos perros se hizo popular de nuevo en Gran Bretaña a mediados del siglo XIX y siguió hasta que se hizo ilegal en Escocia por la Ley de Protección de Mamíferos Salvajes de 2002 y en Inglaterra y País de Gales por la Ley de Caza de 2004. Según esta legislación los Beagles todavía pueden perseguir conejos con el permiso del terrateniente.

La llamada «caza al rastro» (drag hunting en inglés) es popular donde la caza ya no está permitida o entre los dueños que no desean participar en deportes de sangre, pero que desean ejercer las habilidades innatas de su perro. La jauría tradicional consiste en hasta 70 Beagles, dirigidos por un cazador que dirige el grupo y que es asistido por un número variable de azotadores cuyo trabajo es devolver a los sabuesos que se extravían al grupo.

El maestro de caza está al cargo de la custodia del grupo a diario, y puede o no tomar el papel del cazador durante el día de la caza. Los Beagles pueden ser empleados individualmente o sujetos con unos tirantes (en pareja). En el Reino Unido se consideró la cacería de liebres con Beagles como ideal para jóvenes, y muchas escuelas privadas británicas mantuvieron tradicionalmente jaurías de Beagles.

En 1902 se iniciaron protestas contra el uso de estos perros para la caza en el Colegio Eton, aunque todavía se utilizan en la actualidad, y una jauría del Wye College en Kent (actualmente cerrado e integrado en el Imperial College London) fue robada por el Frente de Liberación Animal en 2001. Jaurías escolares y universitarias todavía se mantienen en Eton, Marlborough, Wye, Radley, la Escuela Real de Agricultura y Christ Church (Oxford). También se han utilizado para cazar otros animales como la liebre americana, el conejo cola de algodón, aves de caza, el corzo, el venado, el lince rojo, el coyote, el jabalí, el zorro, o incluso en la caza del armiño. En la mayor parte de estos casos, el Beagle se emplea para levantar las piezas para el cazador.

La Raza como perro de Detección


Los Beagles son usados como perros de detección de importaciones agrícolas prohibidas y productos alimenticios en cuarentena en la «Beagle Brigade»del Servicio de Inspección Sanitaria de Animales y Plantas del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos; estos perros se utilizan para descubrir alimentos en los equipajes de viajeros en los Estados Unidos.

Tras la realización de diversas pruebas, además de por su fino olfato se eligió a los Beagles por ser relativamente pequeños y por no intimidar a las personas que se sienten incómodas cuando se les acercan perros, por ser inteligentes y por trabajar bien con el sistema de recompensas. También se utilizan para este fin por el Ministerio de Agricultura y Silvicultura de Nueva Zelanda, el Servicio de Cuarentena e Inspección de Australia, y en países como Canadá, Japón y la República Popular China.

Para la detección de explosivos se utilizan generalmente las variedades de mayor tamaño, ya que para esta tarea a menudo es necesario subirse a grandes cintas transportadoras de equipaje, una tarea poco adecuada para los perros más pequeños.

La Raza en la Experimentación e investigación médica


Los Beagles son la raza de perro que más se utiliza en el Reino Unido en el campo de la experimentación con animales, debido a su talla y su naturaleza pasiva. De las 7595 pruebas realizadas con perros en ese país en 2006 y las 5923 realizadas en 2009, 7402 y 5864 respectivamente (más del 97%) fueron con Beagles.

La Ley de Procedimientos Científicos con Animales británica de 1986 otorgó un estatus especial a primates, équidos, gatos y perros, y en el año 2005 el Comité de Procedimientos con Animales (establecido por la Ley de 1986) dictaminó que eran preferibles las pruebas con ratones, aunque esto implicara la utilización de un mayor número de animales. Aunque los Beagles fueron los más utilizados, en 2005 los perros estuvieron implicados en menos del 0,3% del total de los experimentos realizados con animales en el Reino Unido.

La mayor parte de estos perros son criados expresamente con ese objetivo por compañías como Harlan; estas compañías que crían animales para la investigación deben estar previamente autorizadas de acuerdo con la Ley de Procedimientos Científicos con Animales de 1986.

Las pruebas de productos cosméticos con animales están prohibidas en los Estados miembros de la Unión Europea, aunque Francia protestó por la prohibición y realizó esfuerzos para revocarla. Aunque en Estados Unidos están permitidas, no son obligatorias para garantizar la seguridad de un producto cosmético si esta puede determinarse por otros métodos, y la especie sujeto de la experimentación no está restringida por la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA).

En las pruebas de toxicidad de aditivos alimentarios, contaminantes de alimentos y algunos medicamentos y productos químicos, la FDA utiliza Beagles y cerdos enanos como sustitutos para las pruebas directas en humanos. Algunos grupos contrarios a la vivisección informaron sobre el posible abuso con animales en las instalaciones donde se realizan los experimentos.

En 1997, las imágenes filmadas en secreto por un periodista freelance en la Huntingdon Life Sciences en el Reino Unido, mostraban imágenes de crueldad con los perros por parte de algunos empleados del laboratorio; Tras la emisión de dichas imágenes en un canal de televisión, los empleados fueron suspendidos y posteriormente arrestados y procesados.

Consort Kennels, una empresa británica dedicada a la cría de Beagles para su utilización en experimentos, fue cerrada en 1997 después de la presión por parte de grupos pro derechos de los animales. Los Beagles se utilizan en otros campos de investigación, como la investigación biológica primaria, la medicina humana aplicada, la medicina veterinaria aplicada, y la protección del hombre, animales o el ambiente.

En los Estados Unidos, de acuerdo con el Servicio de Inspección de Salud de Animales y Plantas del Departamento de Agricultura (que no especifica las razas de perro utilizadas, aunque los Beagles figuran a menudo en los trabajos de investigación publicados), el número de pruebas realizadas cada año con perros disminuyó en dos terceras partes, y pasó de 195 157 en el año 1972 a 64 932 en 2004.

En Japón las leyes sobre experimentación con animales no requieren informar sobre el tipo o número de animales utilizados, y en Francia la proporción de inspectores de pruebas de instalaciones sugiere que el ámbito regulador es esencialmente de confianza.

Otras funciones de la Raza


Aunque desarrollado desde sus orígenes para la caza, son una raza versátil y hoy en día se emplean para otros papeles como detección, búsqueda y rescate, terapia y como animales domésticos familiares. En Australia se utilizan como perros olfateadores para la localización de termitas, y se les menciona como posibles candidatos para la detección de drogas y explosivos.

Por su naturaleza apacible y no imponente, también se utilizan con frecuencia en la zooterapia, visitando a enfermos y ancianos en hospitales. En junio de 2006, un Beagle entrenado para la asistencia ganó un premio por haber salvado la vida de su dueño después de usar su teléfono móvil para marcar el número de emergencias, lo que alertó a los servicios médicos.

Después del terremoto de Haití de 2010, un Beagle del departamento de perros de búsqueda y rescate de un escuadrón de rescate colombiano, localizó al dueño de un hotel que posteriormente fue rescatado tras pasar cien horas sepultado bajo escombros.