• Criadero, Cachorros West Highland White Terrier, Bogotá, Colombia

    West Highland White Terrier

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

  • Criadero, Cachorros West Highland White Terrier, Bogotá, Colombia

    West Highland White Terrier

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

  • Criadero, Cachorros West Highland White Terrier, Bogotá, Colombia

    West Highland White Terrier

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

  • Criadero, Cachorros West Highland White Terrier, Bogotá, Colombia

    West Highland White Terrier

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

  • Criadero, Cachorros West Highland White Terrier, Bogotá, Colombia

    West Highland White Terrier

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

  • Criadero, Cachorros West Highland White Terrier, Bogotá, Colombia

    West Highland White Terrier

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

  • Criadero, Cachorros West Highland White Terrier, Bogotá, Colombia

    West Highland White Terrier

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

  • Criadero, Cachorros West Highland White Terrier, Bogotá, Colombia

    West Highland White Terrier

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

  • Criadero, Cachorros West Highland White Terrier, Bogotá, Colombia

    West Highland White Terrier

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

  • Criadero, Cachorros West Highland White Terrier, Bogotá, Colombia

    West Highland White Terrier

    - "Criadero Terrier´s Kennel"-

Cuidados Específicos y Salud

Imprimir
PDF

Recomendaciones para la raza West Highland White Terrier

Al ser un perro tan activo, el Westie necesita hacer mucho ejercicio y es recomendable sacarlo a pasear tres veces al día o llevarlo al parque para que corra hasta que se canse. Es necesario también cepillarlo a diario.

El West Highland White Terrier es un perro fuerte y sano. La raza no tiene demasiados problemas típicos aunque el Westie puede padecer las enfermedades comunes de la mayoría de los perros.

Tan deseable como pueda parecer el West Highland White Terrier, note cuando se haga con un animal de esta raza, que existen algunos problemas que no existen en otras.West Highland White Terrier

En primer lugar tenemos que se trata de un perro de color blanco. Los perros blancos mostrarán el desgaste de sus ocupadas vidas. Los Scottish Terrier, con su pelaje negro, y los Cairn Terrier, con el moteado pueden corretear por el jardín, y cuando los meta en casa quizá no se dé cuenta de lo lleno de tierra que puede estar su pelaje.

El West Highland White Terrier, por el contrario, particularmente si ha estado escarbando, cosa que tienden a hacer, tendrá un aspecto lamentable cuando cruce la puerta y entre en su inmaculada cocina. Si ha sido un día lluvioso y lleno de barro, su aspecto será todavía más desastroso. El acicalado, que es un requisito para todas las razas, es esencial en el caso del West Highland White Terrier, si es que quiere usted tener un perro con el que se pueda vivir.


En segundo lugar, existen los problemas relacionados con la salud. Esto en todos los perros, y el West Highland White Terrier no es ninguna excepción. El nuevo propietario de un West Highland White Terrier debería tenerlo en cuenta. Recuerde comprar su cachorro de manos de un criador reputado, y pregúntele si alguno de estos problemas médicos está presente en su línea.

La enfermedad de Legge-Calve-Perthes (Perthes) es una enfermedad ósea que afecta a los Terrier de extremidades cortas, además de a las personas. No es hereditaria, y se cree que está provocada por una herida o por un posible problema nutricional. La enfermedad aparece entre los cuatro y los diez meses de edad y es muy dolorosa. El perro cojeará de una o de ambas extremidades posteriores y, finalmente, la musculatura de la extremidad posterior se atrofiará. Existen algunos tratamientos para esa enfermedad que debería usted discutir con su veterinario.

La osteopatía craneomandibular (OCM) es una enfermedad bastante rara que se da en los West Highland White Terrier, los Scottish Terrier y los Cairn Terrier. Es, aparentemente, una enfermedad hereditaria, aunque el patrón exacto no se conoce. Se trata de una calcificación de la articulación existente entre la mandíbula y el cráneo, y se manifiesta como una multiplicación de las células óseas. Suele aparecer entre los cuatro y los siete meses de edad y no debe ser confundida con un problema en la dentición ni con un cáncer. Los cachorros que padecen esta enfermedad tienen dificultades en abrir la boca. El diagnóstico se realiza mediante rayos X y la cortisona y los remedios homeopáticos dan buenos resultados. Se trata de una enfermedad muy dolorosa para el perro.


La toxicosis por cobre es un problema grave en el Bedlington Terrier, y se ha encontrado también en algunas líneas de West Highland White Terrier. Los animales afectados desarrollan una hepatitis y finalmente cirrosis hepática. Se han realizado numerosos estudios y análisis sobre este problema, y los investigadores han encontrado que la enfermedad está provocada por un gen autosómico recesivo que da como resultado una eliminación defectuosa del cobre por parte del hígado. Los criadores reputados someterán a sus perros a pruebas y no harán criar a los perros afectados.

La queratoconjuntivitis seca es un problema que se descubrió en los West Highland White Terrier a principios de los años 80. No se trata de un problema frecuente, pero los propietarios y criadores deberían estar al corriente de su existencia. Se trata de una forma de conjuntivitis recurrente que puede llegar a ser crónica y que le causa gran dolor. El problema puede ser tratado con fármacos que hagan aumentar la secreción de lágrimas, pero no es una solución a largo plazo.

Aunque esta lista puede parecer amedrentadora, los West Highland White Terrier siguen siendo considerados como una raza con buena salud. Los problemas mencionados están presentes en la raza, y el comprador debería estar al corriente de ellos. Algunas de estas enfermedades son raras y la mayoría de ellas sólo se presentan muy de vez en cuando. No rechace a la raza por ello, sencillamente, dése cuenta de que si el criador de su cachorro tiene una buena reputación y está al corriente de estos problemas, hará todo lo posible para que no se presenten en su línea.


Cuidados Específicos de la Raza


Los Westies son propensos a tener erupciones con la piel seca y el baño frecuente puede agravar estos problemas. El bañarlos una vez al mes -o en un intervalo más largo- no causa generalmente problemas. Es recomendable usar jabones neutros o champús para bebés y evitar los productos con sustancias agresivas, salvo prescripción veterinaria. Después de bañarles se debe prestar particular atención en secarle muy bien las orejas con una toalla. Si se le cepilla diaria o regularmente, su pelo se mantendrá saludable y brillante.

También es aconsejable realizar de vez en cuando un cepillado mediante el arrancado del pelo muerto (se conoce como stripping), es un método totalmente indoloro que es realizado por un profesional conocedor de la estética canina. Este tipo de arreglo mantendrá la textura y características propias del manto blanco del Westy.

También hay que limpiarles la orejas semanalmente con una mota de algodón humedecida con agua para eliminar la acumulación de cera y evitar posibles infecciones. Hay que poner especial atención en limpiarle con un paño húmedo el pelo alrededor del hocico después de comer o haber cavado algún hoyo. Igualmente deben limpiarse los lagrimales para evitar la acumulación de legañas, ya que al ser un perro color blanco si no se cuida diligentemente de mantener limpias esas partes las mismas lucirán un antiestético color café y harán que luzca sucio o descuidado. Cuando son mascotas se deben asear con toallitas húmedas para bebes, sobre todo la parte de la barriga ya que al ser un perro de patas cortas, se moja cuando hacen pipí y terminan cogiendo un feo color amarillento.


Salud del West Highland White Terrier


Los cachorros de Westie pueden padecer una enfermedad llamada "osteopatía craniomandibular", conocida como "Quijada del Westie o Scottie" que consiste en el crecimiento anormal del hueso de la quijada.

Esta enfermedad genética es de carácter autosómico recesivo, lo que significa que para qué un cachorro la presente ambos padres deben de tener el gen y transmitirlo al cachorro; desafortunadamente la única manera de saber si algún ejemplar de reproducción contiene este gen es hasta que nace algún cachorro y presenta esa anomalía. Por lo mismo, quizá el propio criador no sabrá que algún ejemplar tiene esta falta hasta que nazca la camada.

Está condición usualmente se presenta cuando el cachorro cuenta entre 3 y 6 meses de edad y desaparece a los 12 meses. Generalmente el diagnóstico se realiza después de haberle tomado radiografías.

El tratamiento a los síntomas consiste en proveer medicamentos que ayuden al cachorro a sobrellevar ese periodo, permitiéndole comer y utilizar su hocico sin que padezca dolor. Los Corticosteroides son los agentes terapéuticos que se utilizan con más frecuencia. La enfermedad desaparece espontáneamente cuando el periodo de crecimiento termina. Solamente en casos muy severos, que no respondan al tratamiento, se considera la eutanasia.